Acusado de torturar a Kiki Camarena espera disculpa de Netflix por serie ‘Narcos’

Tranquilo y convencido de su inocencia, aunque molesto con la cadena Netflix por presentar en la serie Narcos México a un personaje que refleja las acusaciones en su contra, el médico jalisciense Humberto Álvarez Machain cumple 30 años de haber sido secuestrado y llevado ilegalmente a Estados Unidos para enfrentar un juicio por presuntamente participar en la muerte del agente de la DEA, Enrique Camarena Salazar, a manos del crimen organizado.

Corpulento, de andar lento ayudado por un bastón, Humberto Álvarez Machain no duda ni un momento en responder preguntas sobre el secuestro y el juicio que le marcaron su vida. Niega tajantemente cualquier responsabilidad en la muerte de Enrique Camarena Salazar, agente de la DEA que investigaba a Rafael Caro Quintero, y quien fue secuestrado, torturado y asesinado en 1985 junto con el piloto Alfredo Salazar Avelar; como prueba de ello recuerda que tiene 30 viviendo en Guadalajara sin problemas, luego de su liberación por un juez federal estadounidense.

Explica que en los años 80 frente a su casa vivía Juan José Quintero (capturado en 1999 acusado de tráfico de drogas) y que su vecino le pidió atender a su papá del cáncer que sufría, por lo que el médico llevó al paciente a Houston, donde lo acompañó por 20 días.

“Cuando regresamos hubo una reunión en su casa. Y en esa reunión estaban todos. Sus nietos, sus hijos y todos y les dijo: Miren, yo estoy muy agradecido con este hombre, con este doctor, porque si yo tuviera todo el oro del mundo, no alcanzaría a pagarle tantas bondades y tantas atenciones que tuvo hacia conmigo. Y allí nació una amistad. Y yo siempre lo he dicho. Digo, lo correcto es lo correcto…”.

En 1990, años después del asesinato del agente de la DEA, el nombre de Humberto Álvarez Machain apareció como participante de las torturas contra Camarena. El médico dice que consultó con abogados ese tema y ellos le dijeron que no había nada que tener. Sin embargo, fue secuestrado en su consultorio y llevado de manera ilegal a Estados Unidos, donde enfrentó un juicio lleno de apelaciones y en el cual, finalmente, fue liberado por el juez por falta de pruebas contundentes en su contra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *